sábado, 18 de noviembre de 2017

"EL MURAL", PELÍCULA SOBRE LA CREACIÓN DE LA OBRA "EJERCICIO PLÁSTICO" DEL PINTOR COMUNISTA DAVID ALFARO SIQUEIROS

Título original: El mural
Año: 2010
Duración: 110 min.
País: Argentina
Dirección: Héctor Olivera
Guión: Héctor Olivera, Antonio Armonia, Javier Olivera
Música: Eduardo Gamboa
Fotografía: Félix Monti
Reparto: Luis Machín, Carla Peterson, Ana Celentano, Bruno Bichir, Sergio Boris, Camilo Cuello Vitale, Rodrigo Noya, Juan Palomino, Mónica Galán, Luis Campos, Regina Lamm, Stella Gallazzi, Matías Sandor

La historia relata las distintas circunstancias que llevaron al pintor David Alfaro Siqueiros a realizar, durante los meses que estuvo en Argentina en los años treinta, el famoso mural de 200 metros cuadrados, Ejercicio Plástico, en el piso, paredes y techo en forma de bóveda del sótano de la quinta Los Granados, propiedad de Natalio Félix Botana, el millonario propietario del periódico Crítica. Siqueiros realiza el mural con la colaboración de los pintores argentinos Lino Enea Spilimbergo, Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino y el pintor uruguayo Enrique Lázaro.

Natalio Botana y David Alfredo Siqueiros compartían la pasión por el arte, ambos con visiones de la vida e ideologías que a primera vista demostraban ser completamente diferentes. El primero, un hombre que manejaba la opinión pública del país con su diario Crítica, y el segundo que con su arte generaba amor y odio, revolucionando las calles a través de murales socialistas con connotaciones absolutamente políticas.

Este mural es el leit motiv para contar una historia que tiene intriga, sexo, traiciones, mentiras y hasta cierto sentido del humor entre los principales personajes: Siqueiros, su esposa, la poeta uruguaya Blanca Luz Brum, Botana, su mujer Salvadora Medina Onrubia y el poeta chileno Pablo Neruda, y, como una suerte de personaje más, la quinta Los Granados, en la que transcurre la historia. La película trata de reflejar el clima político de la época y el conflicto de un pintor, defensor del concepto del arte como experiencia para las masas y comunista activo realizando en una casa privada un mural que sólo verían los amigos de su millonario dueño.

viernes, 17 de noviembre de 2017

"PALABRAS CONTRA EL OLVIDO. VIDA Y OBRA DE MARÍA TERESA LEÓN", DE JOSÉ LUIS FERRIS

Palabras contra el olvido. Vida y obra de María Teresa León
José Luis Ferris

Fundación José Manuel Lara.
Sevilla, 2017.
469 páginas
19,90 €

Cuando están a punto de cumplirse treinta años de la muerte de la autora de Memoria de la melancolía, parece más oportuno que nunca reivindicar su figura y ofrecer al público un relato detallado de su trayectoria literaria y vital. María Teresa León (1903-1988) fue, en más de un sentido, un paradigma de las aspiraciones y posibilidades de las mujeres de su tiempo; y no sólo por su vinculación con un personaje tan destacado en la vida literaria, social y política de la España de la República, la guerra civil y el exilio como lo fue Rafael Alberti. Ya antes de conocerlo la escritora riojana había dado el paso decisivo, y bastante insólito entonces, de romper con un matrimonio insatisfactorio y consagrarse a su vocación y a su voluntad de asumir el control de su destino.

Sólo desde esta condición de mujer emancipada cabe entender su vinculación con el autor de Marinero en tierra. La popularidad, el reconocimiento y la estima literaria de este último se cimentó sin duda sobre méritos propios; pero cabe plantearse la hipótesis -y así lo hace, aun con cierta cautela, esta biografía- de que la excesiva cercanía a la brillantez del gaditano quizá obrara en perjuicio de la relevancia de la que era acreedora la obra de su compañera y esposa.

Es indudable que el principal problema al que se enfrenta cualquier acercamiento a la figura de María Teresa León es el deslinde entre su propia trayectoria y la del poeta. José Luis Ferris (1960), ya experimentado biógrafo de otras figuras coetáneas y en cierto modo interrelacionadas, tales como Miguel Hernández o la pintora Maruja Mallo, aborda esta cuestión desde el riguroso cotejo de los escritos autobiográficos de una y otro, en busca de rasgos que indiquen, si no discrepancias fundamentales, sí un matiz clarificador respecto al papel de cada uno en determinadas experiencias compartidas. Así, por ejemplo, queda claro que la actuación de María Teresa en la Alianza de Intelectuales Antifascistas y en las llamadas Guerrillas del Teatro durante la guerra civil tuvo un matiz organizativo y resolutivo -a ella se deben, por ejemplo, gestiones tan comprometidas como la evacuación de los cuadros del museo del Prado durante el sitio de Madrid-, que contrasta con la labor de relaciones públicas y agitación propagandística que correspondió a su compañero. Ello no la puso a salvo de la sospecha de irrelevancia con la que incluso algunos destacados correligionarios percibieron aquellas tareas: conocido es el episodio -que Ferris ya narró en su biografía de Miguel Hernández- en el que el poeta de Orihuela, indignado por la aparente frivolidad de ciertos festejos que la Alianza celebraba a escasa distancia del frente, expresó con rotundidad la opinión que le merecían quienes los organizaban.

No ignora Ferris que el tiempo no ha sido precisamente clemente con lo que él llama, al final de su libro, “el tópico de la miliciana exaltada con pistola al cinto”. Por ello, quizá, la parte de esta biografía que más contribuye a reconciliar al lector con la figura otrora impulsiva y quizá desenfocada de la antigua luchadora sea la que narra su experiencia del exilio. No faltaron a los Alberti en esa coyuntura apoyos decisivos; pero tampoco cabe dudar de que la versatilidad y esfuerzo de la escritora fueron factores clave a la hora de rentabilizarlos. En ese sentido, hay que destacar la puesta en valor que esta biografía efectúa sobre aspectos tan desconocidos como la breve pero brillante trayectoria de la autora como guionista de cine, así como su perseverante carrera como traductora.

Es conocido el desenlace de esta historia: los inicios de la enfermedad que marcó la senectud de la escritora -una arterioesclerosis que derivó en demencia senil- coincidieron con el desarrollo de la controvertida relación del poeta con Beatriz Amposta en Roma, lo que convirtió a la hasta entonces emblemática pareja en el centro de un conflicto de lealtades que implicó a amigos y familiares. Fue el peor escenario posible para el último acto de la vida de la exiliada, que era el regreso a sus orígenes: la autora, por el contrario, quedó atrapada en el limbo de la desmemoria y la pérdida de identidad. Su obra literaria, por razones de otra índole, puede correr la misma suerte.

Fuente: El Cultural

jueves, 16 de noviembre de 2017

"POLÍTICAS DEL URBANISMO LÚDICO. CONTRACULTURA Y CIUDAD DEL SITUACIONISMO AL NEOHISTORICISMO (1943 - 1989)"


ARTÍCULO DE JUAN JOSÉ GÓMEZ GUTIÉRREZ PUBLICADO EN LA REVISTA ACE Nº 35, DE OCTUBRE DE 2017

Resumen

Este artículo ofrece una introducción histórica a la teoría y la práctica situacionista en conexión con la arquitectura funcionalista, las economías urbanas, ejemplos de acción política contracultural y su reincorporación a las lógicas de organización tecnocrática de las ciudades. Ello permite definir, desde una perspectiva histórica, algunas claves interpretativas de los rasgos ideológicos y económicos fundamentales de los sistemas urbanos contemporáneos, lo cual, a su vez puede establecer un contexto desde el que reflexionar sobre las posibilidades actuales de un urbanismo socialmente comprometido.

DESCARGAR ARTÍCULO EN PDF: http://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/109640/4789-3001-1-PB.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 New Babylon, de Constant

miércoles, 15 de noviembre de 2017

YA A LA VENTA LA 1ª EDICIÓN DE "BAJO EL CIELO DE ESPAÑA. MEMORIAS DE UN BRIGADISTA INTERNACIONAL RUMANO"

La Editorial Cierzo Rojo, con la colaboración de Un Vallekano en Rumanía, ha publicado la 1ª edición en castellano de Bajo el cielo de España, Memorias del Brigadista Internacional rumano, los recuerdos del comunista rumano, Valter Roman, de su participación en la Guerra Civil Española en defensa de la República y contra el fascismo.

Como conocen los seguidores de Un Vallekano en Rumanía, que han ido leyendo las traducciones del libro de Valter Roman publicadas en dicho blog, en Bajo el cielo de España, Memorias del Brigadista Internacional rumano, su autor relata sus experiencias como Brigadista Internacional en la Guerra Civil Española, donde no dudo en arriesgarlo todo, siguiendo el llamamiento de la Internacional Comunista, para luchar junto al pueblo español contra el fascismo. Como voluntario de las Brigadas Internacionales, dirigió el batallón rumano de artillería “Ana Pauker”, integrado en la Brigada XI, con el que participó en las principales batallas de la contienda, resultando herido en el frente de Aragón en una de sus operaciones. Esos años de lucha en España los evoca en su obra “Bajo el cielo de España. Los caballeros de la esperanza” que hemos subtitulado, "Memorias de un brigadista internacional rumano".

Sus experiencias nos ofrecen, de su mano, la de los cientos de voluntarios rumanos que combatieron en las Brigadas Internacionales para frenar al fascismo en España, pero también como forma de detener su avance en toda Europa. El sacrificio de los que, como ellos, dejaron su juventud y, en muchos casos, su vida, en defensa de la República Española, no fue en vano, puesto que su ejemplo pervivirá para siempre en la memoria de los que luchan por la justicia en el, inevitablemente victorioso, combate contra toda explotación.

Así nos lo resume el propio autor, Valter Roman:

"Dedico estas páginas al pueblo español, que luchó por el triunfo de una causa que no era sólo suya, cumpliendo enteramente y hasta el final con su deber, un pueblo al que toda la humanidad progresista reconoce ese gran mérito histórico. Dedico estas páginas a los voluntarios rumanos de las Brigadas Internacionales que lucharon y entregaron su vida en las lejanas y ensangrentadas tierras de la inmortal España, a la que quisieron como a una segunda patria, para que la suya, Rumanía, pudiera vivir."

El libro tiene cerca de 400 páginas y cuesta 15 euros. Si estáis interesados, podéis contactar con los camaradas de Cierzo Rojo en:

www.facebook.com/cierzorojozgz/
twitter.com/CierzoRojo1
cierzorojo.blogspot.com.es/

Se puede pedir el libro a través de cualquiera de estas redes, aunque lo ideal es hacer los pedidos a este correo: cierzorojo@gmail.com.

Fuente: Un Vallekano en Rumanía

martes, 14 de noviembre de 2017

EL MUSEO REINA SOFÍA COMPARTE EN INTERNET EL MAYOR FONDO DOCUMENTAL SOBRE EL "GUERNICA"


 http://guernica.museoreinasofia.es


• El Museo Reina Sofía ha puesto en marcha una innovadora web –en castellano y en inglés- para el libre acceso a los más de 2.000 archivos relacionados con la obra de Picasso que se han reunido en el fondo Repensar Guernica. Historia y conflicto del siglo XX

• El Museo se convierte así en el centro de referencia mundial para el estudio del cuadro y de sus 80 años de historia a través de fotografías, videos, noticiarios, periódicos, revistas, correspondencia, catálogos, documentación de museos, carteles, etc.

• La web, en su sección Gigapíxel, permite también explorar visualmente con un potente zoom hasta el más mínimo detalle del lienzo. Es la obra más grande sometida hasta la fecha a estas técnicas que permiten hondar tanto en su proceso de creación como en su estado de conservación

Tras una exhaustiva investigación que ha durado más de dos años, el Museo Reina Sofía presenta el fondo documental Repensar Guernica. Historia y conflicto del siglo XX, en el que se han recopilado más de 2.000 archivos -seleccionados entre los más de 6.000 a los que se ha tenido acceso- relacionados con el cuadro que Pablo Ruiz Picasso realizó para el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París de 1937.

Con la puesta en marcha de este proyecto el Museo Reina Sofía se convierte en el centro de referencia mundial para conocer en profundidad y descubrir todos los detalles relativos a la creación del Guernica y a sus 80 años historia, tanto en su condición de obra de arte como de símbolo en constante actualización.

El patrocinio de Telefónica, ha permitido la creación de este sitio web libre y abierto que pone a disposición del público toda la documentación seleccionada de forma que su consulta sea fácil y completa a través de diversas alternativas de navegación. Este proyecto ha sido desarrollado por los departamentos de Colecciones, Conservación y Restauración, y Programa Virtuales y culminará con la publicación de un libro en los próximos meses.

Concebido como un archivo de archivos que se irá enriqueciendo progresivamente, en la página web, investigadores, estudiantes o público en general, pueden acceder -mediante un potente buscador y a través de diferentes dispositivos (Pc, tablet y móvil)- a 60 tipos de materiales (fotografías, videos, noticiarios, periódicos, revistas, correspondencia institucional y personal, catálogos de exposiciones, documentación interna de museos, carteles, folletos, etc.) relacionados con el Guernica.

Todo este material procede de 120 archivos públicos y privados, bibliotecas, museos, instituciones y agencias nacionales e internacionales. Entre ellos se encuentran, por citar tan sólo algunos, el Museo Picasso (París), el Centre Pompidou (París), el Roland Penrose Archive (Edimburgo), o el Archivo Histórico Nacional (Madrid). En algunos casos el sistema permite el acceso directo a los propios archivos de instituciones o museos; es el caso del archivo del MoMA (Nueva York) por ejemplo.

La web dispone de tres secciones principales en las que, además, los propios documentos pueden activar nuevas búsquedas y guiar a otras áreas y a otros contenidos. En el apartado de Cronología, y de una manera sencilla y visualmente muy atractiva y dinámica, se pueden rastrear por fechas los múltiples avatares de la vida del Guernica (su creación en el escenario de la guerra civil española, sus viajes en el exilio y de regreso a España, su conversión en icono antibelicista...) a través de la documentación que ha ido generando a lo largo de toda su historia.

Estos contenidos también son navegables de forma paralela en el área Itinerarios pero con el añadido de aportar explicaciones para entender los contextos y debates artísticos y políticos que han rodeado la obra y para conocer en profundidad el papel que han protagonizado decenas de personajes (críticos, artistas, historiadores, intelectuales y políticos, entre otros) relacionados con ella.

En el apartado dedicado al Gigapíxel, es posible explorar visualmente el lienzo hasta el más mínimo detalle gracias al estudio de conservación realizado por el Museo Reina Sofía con la tecnología más puntera y con la toma de miles de imágenes capturadas con luz visible, ultravioleta, infrarroja y radiografía con rayos X a muy alta resolución.

lunes, 13 de noviembre de 2017

EXPOSICIÓN "MIGUEL HERNÁNDEZ EN LA CÁRCEL DE ALICANTE: UN INTENTO DE SILENCIAR LA PALABRA"





Proceso sumarísimo firmado por el Juzgado Militar de Orihuela y procedimiento firmado en Madrid. AHPA.


‘Miguel Hernández en la cárcel de Alicante: Un intento de silenciar la palabra’. La sede del Archivo Histórico Provincial de Alicante acoge una exposición enmarcada en el Año Hernandiano, que conmemora el 75 aniversario de la muerte del poeta el 28 de marzo de 1942 en el Reformatorio de Adultos de Alicante, en la que pueden contemplarse todos los expedientes carcelarios, gubernativos y de los tribunales que acreditan la represión sufrida por el poeta.

Estos documentos son principalmente de titularidad estatal y se conservan en el Archivo Histórico Provincial de Alicante, en el Archivo General de la Guerra Civil del Centro Documental de la Memoria Histórica (Salamanca), en el Archivo General Militar del Ministerio de Defensa y en el Archivo del Ministerio del Interior.

La muestra también expone al público por primera vez en España el expediente policial abierto en Portugal tras su detención, donde se recogen las huellas dactilares del poeta y los oficios que documentan la detención y su posterior extradición a España. Esta documentación se conserva en el fondo de la PIDE del Arquivo Nacional da Torre do Tombo de Lisboa y su inclusión en la exposición ha sido resultado de la colaboración con la Direçao-Geral do Livro, dos Arquivos e das Bibliotecas de Portugal.

El Centro Documental de la Memoria Histórica y el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares han aportado fotografías y otros documentos de importancia, como la ficha de ingreso en el Quinto Regimiento de Milicias Populares o su ficha del Registro-índice de la Población Reclusa.

La colaboración con el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau de La Habana permite contemplar el documental Con Josefina Manresa en Orihuela, entrevista realizada a la viuda del poeta por el cineasta Víctor Casaus en 1977, así como la musicalización e interpretación del poema Elegía segunda por Silvio Rodríguez y de otros poemas de Miguel Hernández interpretados por destacados miembros de la denominada Nueva Trova Cubana.

También pueden verse en la exposición materiales propiedad de los familiares del poeta y de otros propietarios privados entre los que destaca el retrato del poeta de Ricardo Fuente Alcocer, catedrático de Dibujo del Instituto de Alicante y compañero en la prisión alicantina.

Para recrear la vida cotidiana de los presos políticos en el Reformatorio de Adultos de Alicante y el ambiente carcelario de aquellos años, hijos y familiares de los presos han cedido documentos pertenecientes a sus archivos personales, como los originales de obras artísticas que se realizaron en el Reformatorio.

Del 26 octubre al 26 de diciembre 2017


Un dibujo y un cuento para Ricardito Fuerte Caamaño realizados en prisión. AHPA.

Fuente: hoyesarte

domingo, 12 de noviembre de 2017

"EN EL ARSENAL", MURAL DE DIEGO RIVERA


En el arsenal
Diego Rivera
1928
Fresco
2.03 x 3.98 m
Muro sur, Patio de las Fiestas, tercer piso, Secretaría de Educación Pública, Ciudad de México.

La máxima de las ideas de Zapata no era otra que la lucha armada en México para liberar al país de la opresión. El mural que representa este concepto es El Arsenal, donde plasma a la perfección el pensamiento revolucionario de Emiliano Zapata.

Diego Rivera pintó está obra en 1928, dentro del ciclo político revolucionario. En ella retrató a varios de sus amigos, entre ellos al artista David Alfaro Siqueiros, al comunista cubano Julio Antonio Mella, a la fotógrafa Tina Modotti y a su compañera y artista Frida Kahlo. Es un claro exponente de los vínculos existentes entre el Estado, el artista y su obra, ya que esta pintura es el reflejo de una revolución proletaria en la que los mexicanos pertenecientes a la clase trabajadora se levantan en contra del Estado, defendiendo sus intereses de clase, y usando armas que los amigos de Diego Rivera les están proporcionando.
.

sábado, 11 de noviembre de 2017

"EL VIENTO DEL ESTE", PELÍCULA DEL COLECTIVO DZIGA VERTOV

Título original: Le vent d'est
Año: 1970
Duración: 89 min.
País: Francia
Directores: Jean-Luc Godard, Jean-Pierre Gorin, Gérard Martin, Groupe Dziga Vertov
Guión: Sergio Bazzini, Daniel Cohn-Bendit, Jean-Luc Godard
Fotografía: Mario Vulpiani
Reparto: Gian Maria Volontè, Anne Wiazemsky, Cristiana Tullio-Altan, Allen Midgette, José Valéra, Paolo Pozzesi, Götz George, Glauber Rocha


A finales de los años sesenta, Jean-Luc Godard se une a un grupo de intelectuales de izquierda para realizar obras cinematográficas experimentales y con un acentuado carácter militante. A estas personas se les conocía como el Grupo Dziga Vertov, en homenaje al cineasta soviético Denis Abramovich Kaufman que utilizó el seudónimo Dziga Vertov en sus trabajos.

"Viento del este" supone una reflexión sobre la lucha de clases y una crítica a lo que los autores denominan cine burgués a partir de la manipulación de clichés del western tradicional.


Viento del Este - Grupo Dziga Vertov from UHP on Vimeo.

viernes, 10 de noviembre de 2017

EXPOSICIÓN EN MÉXICO "ROJOS: A CIEN AÑOS DE LA REVOLUCIÓN RUSA"


Lenin y Trotski durante la Revolución Rusa de 1917
Lenin y Trotski durante la Revolución Rusa de 1917 Cordon Press


El nieto de Trotski y Cuauhtémoc Cárdenas inauguran en la capital mexicana una exposición sobre los 100 años de la Revolución rusa y su influencia en México

Tras los gruesos muros de la casa de León Trotski en Ciudad de México volvió a escucharse ruso.

Esteban Volkov, el nieto del hombre más perseguido del mundo, León Trotski, y Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del histórico general mexicano que lo acogió, se reunieron en una misma mesa para escuchar de nuevo la lengua que un día hermanó dos revoluciones.


Trotsky junto a Rivera, este último rayado por Natalia Sedova tras su distanciamiento
Trotsky junto a Rivera, este último rayado por Natalia Sedova tras su distanciamiento

La excusa de tal momento fue la inauguración, ayer martes, de la exposición Rojos: A cien años de la Revolución Rusa, y el culpable el embajador que quiso “que se volviera a escuchar ruso en esa casa tantos años después”.

El evento marca el inicio de una serie de mesas redondas, exposiciones, proyecciones y conferencias en el Museo Casa León Trotski.  Estas servirán para reflexionar sobre la influencia en México de la Revolución de octubre a cien años de la toma del palacio de invierno y de la Constitución de 1917, que consagró algunas de las conquistas sociales por las que los campesinos llevaban varios años alzados en armas.

Así como es imposible entender el muralismo mexicano sin la presencia de las culturas prehispánicas, tampoco es posible entenderlo sin la influencia del pensamiento comunista en artistas como Siquerios, quien participó en un atetando contra la vida de Trotski o Diego Rivera, quien le abrió las puertas de México, aunque al final le dio la espalda. Hay muchos vasos comunicantes entre las revoluciones de México y Rusia y el siglo XX no se puede entender sin ninguna de las dos.



Cartel de la exposición
Cartel de la exposición


Su influencia política, la educación socialista de Cárdenas (1934-1940) o el arte ruso y sus aportaciones a la cultura son los hilos conductores de esta exposición que durará hasta el mes de febrero. Paralelamente Rojos, reúne documentos, fotografías, periódicos, revistas y panfletos que muestran a profundidad la influencia del movimiento en México y en el mundo como agente transformador social y político.

Una exposición permite una mirada reflexiva tanto en los logros como las aberraciones.
¿Sabían que se celebraban bautizos socialistas en Campeche? o que, ¿abducido por el comunismo, el gobernador de Tabasco, Tomás Garrido Canabal, quien gobernó entre 1919 y 1934, ejerció el poder de forma dogmática marcado por una política moralista y anticlerical?

Políticamente suele decirse Partido Comunista Mexicano, a diferencia de otros, no hizo la Revolución, sino que nació de ella. Sin embargo, fue el embrión del futuro Partido de la Revolución Democrática (PRD) y lugar de formación política para una generación de políticos amamantados al margen del PRI. Desde el punto de vista cultural y educativo la revolución rusa dotó de una narrativa adaptada luego ‘a la mexicana’.



Cartel de la exposición
Cartel de la exposición

La Revolución mexicana introdujo en la Constitución del 17 la formación educativa a cargo del Estado, como una dinamo capaz de transformar la realidad. En algunas de estas propuestas es notoria la participación activa de artistas, intelectuales y educadores que enriquecen el impulso educativo. Publicaciones literarias, libros de texto, cartillas alfabetizadoras y una gama notable de revistas son algunas de las iniciativas para combatir índices de analfabetismo que superaban la mitad de la población. En este proceso fue profundo el impacto del diseño editorial tal y como sucedió en la rusa soviética: portadas, carteles y una nueva grafía se enfocan en la educación y la construcción de un hombre nuevo, tal y como podrá apreciar el visitante.

“Este ejercicio de memoria, de resistencia frente al olvido, tiene que ver con una necesidad de entendernos en este momento de nuestras vidas y de pensar qué tanto tiene que ver con nosotros un hecho histórico de hace 100 años. Quizá, como dicen los espejos de los coches, la Revolución de octubre está más cerca de nosotros de lo que pensamos”, ironizó el secretario de cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez durante la inauguración.

Fuente: El País

jueves, 9 de noviembre de 2017

ESTRENADA EN ESPAÑA LA PELÍCULA "LA FÁBRICA DE NADA" EN EL FESTIVAL DE CINE DE SEVILLA

Título: A Fábrica de nada
Dirección: Pedro Pinho
Guion: Pedro Pinho, Luisa Homem, Leonor Noivo, Tiago Hespanha
Fotografía: Vasco Viana
Montaje: Cláudia Oliveira, Edgar Feldman, Luísa Homem
Música: José Smith Vargas, Pedro Rodrigues
Sonido: João Gazua
Intérpretes: José Smith Vargas, Carla Galvão, Njamy Sebastião, Joaquim Bichana Martins, Daniele Incalcaterra
Producción: João Matos, Leonor Noivo, Luísa Homem, Pedro Pinho, Susana Nobre, Tiago Hespanha
País: Portugal
Año: 2017
Duración: 177 min

Un grupo de obreros descubre que la administración está robando maquinaria y materiales de su propia fábrica. Ante esa espantada directiva a plazos, en la que les van dejando solos y solo les falta quitarles el suelo bajo los pies, deciden resistir en sus puestos de trabajo sin trabajo. Una revolución se enciende en esta fábrica de nada, los cimientos del capital se tambalean. Pedro Pinho logró la hazaña imposible, el pasado Cannes, de poner de acuerdo a la crítica, que de manera unánime se entusiasmó con la energía subversiva de este film valiente e impredecible que se llevó el premio Fipresci.


A Fábrica de Nada / The Nothing Factory [Trailer] from Portugal Film on Vimeo.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

FALLECE EL PINTOR SEVILLANO PACO CUADRADO, MIEMBRO DE ESTAMPA POPULAR

Obra de Paco Cuadrado para la exposición conmemorativa del 75 Aniversario de la II República celebrada en Sevilla en 2006

En la tarde de este lunes 6 de noviembre ha fallecido en Sevilla el pintor Paco Cuadrado. Un cáncer con el que llevaba varios años luchando, ha terminado con la vida de este pintor de la Estampa Popular y la naturaleza, y de la sonrisa peremne. Estaba casado con Mari Paz, su siempre fiel compañera y tenían dos hijos.

Nacido en Sevilla en 1939, cursó estudios en la Escuela de Artes y Oficios hasta que en el año 1957 ingresa en la Escuela de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría. Pero su interés por lo que ocurría en su país le llevó a situarse en el lado de la lucha clandestina contra el franquismo. El pintor declaraba en una ocasión a este periódico que, «se vivía con la emoción de estar siempre al borde del peligro. Lo que no capté de esos años fue el sufrimiento de mis padres, si lo llego a saber». En 1959 viaja a París junto al también pintor Paco Cortijo y allí se afilia al Partido Comunista.

A su regreso a España se integra en el Grupo de Sevilla del movimiento social Estampa Popular, pero sigue realizando acciones contra la dictadura. El artista recordaba que, «el movimiento de la Estampa Popular fue corto en el tiempo, pero yo continué en solitario. Luché para que la pintura recorriera los barrios y fui por toda España visitando asociaciones de vecinos, pero no conseguí que ningún pintor joven de mi generación se uniera a mi», se lamentaba.

En el año 1963 fue detenido por participar en la manifestación del 1 de mayo junto a otros artistas como Paco Cortijo y Cristóbal Aguilar. «Fué la primera manifestación que se hacía del 1 de mayo, y fuimos 150 personas», recordaba. Les impusieron una multa de tres mil pesetas, «un capital», que les pagó un gran coleccionista ya fallecido, Federico Jiménez Ontiveros. Pasó cuatro años en la cárcel, primero seis meses en la de Sevilla y el resto en varias cárceles de Barcelona, ciudad a la que se había exiliado. «Hacía grabados que la familia sacaba y vendía, lo que se ganaba iba para una bolsa de resistencia de los presos. Don Joaquín, jefe de servicio de la prisión de Sevilla, me compró un dibujo. Era un hombre que me respetaba y me dejaba pintar», recordaba el pintor en una entrevista a ABC de Sevilla.

Exposiciones

En el año 1963 hizo su primera exposición en el Club la Rábida, y poco después en la famosa galería Pasarela, iniciando una carrera pictórica de éxito que le llevó a cultivar varias temáticas y realizando series de gran aceptación. Desde los años 80 la naturaleza y el campo andaluz comienzan a estar cada vez más presentes en sus lienzos.

Recibió numerosos reconocimientos y homenajes a lo largo de su vida, y en 1987 fue Premio FOCUS por la colección de grabados «12 Espadañas de Sevilla», así como el Premio de Pintura de la Real Academia de Bellas Artes de Sevilla, entre otros.

En el año 2009 expuso en la Casa de la Provincia una exposición que conmemoraba sus cincuenta años con la pintura, y en el año 2014 realiza en la galería Birimbao su última exposición individual en Sevilla que rindió homenaje a su mujer con el título de «El huerto de Mari Paz».

Trabajó y expuso con numerosas galerías nacionales, y desde 1990 lo hacía de forma habitual con la sevillana galería Birimbao, con quien estaba preparando una nueva exposición. «A pesar de estar enfermo fuimos a verlo para hablar sobre la posibilidad de una exposición, y eso le dió ánimos», dice Miguel Romero galerista de Birimbao junto a Mercedes Muro. «Se buscó mecanismos para volver a pintar, y como siempre pintaba del natural, empezó con las flores de su huerto y del jardín, a hacer acuarelas. Estaba ilusionadísimo. Decía cuando nos lo enseñó, que no sabía qué íbamos a opinar porque pintar flores..., pero nosotros le dijimos que eran unas acuarelas preciosas y él se alegró mucho. Es una obra muy suelta, muy ligera y delicada y tenía ya mucho avanzado».

En los últimos años había seguido apoyando a los jóvenes y colaborando con el Ateneo de Mairena del Aljarafe, localidad donde vivía y tenía su estudio.

Fuente: ABC

A PACO CUADRADO

7 de Noviembre de 2017

Querido Paco:

Ayer recibimos la noticia de que tus ojos se habían cerrado, esos ojos que fueron capaces de captar tanta luz y tantas sombras se daban un descanso.

Tú, como nadie; fuiste capaz de plasmar los surcos que en las mujeres y los hombres de campo andaluz iban dejando tantas horas de sol, tantos siglos de explotación. Tus grabados eran duros, como no podían serlo de otra forma; tu pincel se tornó puño que se izaba contra la injusticia; eran un quejío negro como un martinete…

Durante estos años permaneciste pegado a esa tierra que ahora te acogerá, suavizaste los trazos, pero siempre pegado a ella y a los hombres y mujeres que la hacían florecer. En nuestros ojos, en nuestra memoria colectiva, quedarán sus luces y sus sombras… En nuestro recuerdo tu palabra. En nuestro sueño, nuestro compromiso por hacer realidad unos trazos que pinten un amanecer más justo para todas y todos.

Comité Central del PCA

martes, 7 de noviembre de 2017

100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN SOVIÉTICA: CANTATA OP. 74 DE SERGEI PROKOFIEV


 Cantanta por los XX Años de la Revolución de Octubre, de Sergei Prokofiev

En diez movimientos, la Op. 74 del compositor comunista soviético Sergei Prokofiev homenajea, poniéndola música, a la Revolución Bolchevique de la que se cumplen ahora 100 años, desde la toma del Palacio de Invierno hasta la primera Constitución de la Rusia Bolchevique, en julio de 1918.

Textos de Marx y de Lenin, sirenas de fábrica, una potente orquesta sinfónica, ametralladoras, dos coros majestuosos, acordeones, una banda de música popular e incluso Stalin prometiendo lealtad a los principios socialistas tras la muerte de Lenin, forman parte de la extraordinaria obra de Prokofiev, compuesta entre los años 1936 y 1937.

Prokofiev, al que la burguesía intentó hacer pasar como disidente por haber vivido en Europa y Estados Unidos durante dos décadas, decidió regresar a la Unión Soviética y fijar allí su residencia definitiva en 1936, con motivo del XX Aniversario de la Revolución, a la que ofrece una de sus obras más extraordinarias por su calidad musical y su contenido ideológico.

Del año 1943 al 1951 recibe ni más ni menos que seis veces el Premio Stalin y el año 1947 es distinguido con el galardón de Artista del Pueblo.

Ejemplos anteriores de este tipo de cantata patriótica incluyen la Brigada de Choque del Proletariado Mundial (1931-32) de Alexander Kerin y Para el Proletariado y la Sinfonía Agrícola (1923) de Alexander Kastalsky .

La Op.74 o Cantanta por los XX Años de la Revolución de Octubre, de Sergei Prokofiev, está dividia en diez movimientos, que son los siguientes:

[00:11] -- 1. Introducción
[02:30] -- 2. Los filósofos 
[04:43] -- 3. Interludio 
[05:53] -- 4. Cerrando filas 
[08:04] -- 5. Interludio 
[09:17] -- 6. Revolución
[18:18] -- 7. Victoria
[23:02] -- 8. Compromiso 
[28:48] -- 9. Sinfonía 
[34:40] -- 10. La Constitución

La paleta de sonido de la música combinaba, en su versión original, una orquesta completa con la escritura coral típicamente rusa, los instrumentos populares y los sonidos de la marcha, los disparos y las sirenas.

La siguiente interpretación, con subtítulos en inglés, es de la London Symphony Orchestra, dirigida por Valery Gergiev, en the Barbical Hall el día 14 de junio de 2007.

Consideramos que una obra tan extraordinario ha de servir también para celebrar en 2017 el Centenario de aquel grandioso acontecimiento que cambió la historia y provocó que los obreros y explotados de todo el mundo tuvieran conciencia de que podían debían tomar el poder, única manera posible hacia la emancipación y de iniciar el camino para  acabar con toda explotación.

!Viva la Revolución de Octubre!
!La clase trabajadora puede y debe tomar el poder!
!Socialismo o Barbarie!

Fuente: Un Vallekano en Rumanía


lunes, 6 de noviembre de 2017

BILBAO CELEBRA UN CICLO DE CINE KURDO POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO


KURDISTAN BEGIRATUZ – ZINEMA KURDUAREN II. ZIKLOA

Los días 6, 13 y 20 de Noviembre disfrutaremos por segundo año de cine kurdo. Esta vez de la mano de Kurdistanekin Elkartasun Ekimena, plataforma que auna a varias organizaciones de solidaridad e internacionalistas de Euskal Herria.

Las podremos visionar en Bilborock a las 19:30 de la tarde. La programación es la siguiente:
  • 6 de Noviembre: Sara – “Jiyana min her şer bû (Mi vida entera fue una lucha). El documental glose sobre la vida de la revolucionaria kurda Sakine Cansiz, asesinada en París en el 2013 por los servicios secretos turcos, co-fundadora del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y una de las primeras mujeres que se levantaron en resistencia contra el fascismo del estado turco. Destaca especialmente la cercana descripción interior que realizan de ella sus compañeras. Para quien no conozca a Sakine, el documental es una excelente oportunidad de conocer desde el ámbito emocional a una de las revolucionarias de nuestro tiempo.
  • 13 de Noviembre: Radio Kobani: Dilovan, una joven kurda de 20 años, crea una emisora de radio en la devastada ciudad de Kobani (Norte de Siria) durante la lucha por la liberación contra el Estado Islámico. Los programas de Dilovan en los que entrevista a supervivientes, refugiados retornados, luchadores y poetas, dan un sentido de pertenencia a las vidas rotas de sus oyentes, que necesitan reconstruir la ciudad y su futuro. Dilovan cuenta su propia historia al hijo que puede que un futuro tenga. La película fue grabada en un período de tres años durante la guerra y la reconstrucción de Kobane. Radio Kobane es un relato amargo, íntimo y poético de la curación del trauma, la esperanza y el amor.
  • 20 de Noviembre: Suargi, (4 euskaldunen esperientzia Rojavan): Tres compañeros de clase tras finalizar el MIR más un cuarto amigo, se aventuraron en conocer la situación que vive Kurdistán más allá de la guerra. Dejando sus rutinas a un lado y dispuestos a vivir nuevas experiencias. Un viaje entre amigos que les enseño a un pueblo lleno de vida, inundándoles en la solidaridad entre los pueblos. En el film, nos acercan sus experiencias y reflexiones sobre el nuevo paradigma que se está construyendo en Rojava.

domingo, 5 de noviembre de 2017

"DESFILE MILITAR EN LA PLAZA ROJA, 7 DE NOVIEMBRE DE 1941", OBRA DE KONSTANTIN YUON


Desfile militar en la Plaza Roja, 7 de noviembre 1941
Konstantin Yuon
Oleo sobre lienzo
84 x 116 cm
1941


El impacto del desfile militar del 7 de noviembre de 1941 en la Plaza Roja de Moscú, celebrado para conmemorar el 24º aniversario de la Revolución de Octubre, fue comparable a una operación militar: demostró al mundo que la URSS no pensaba rendirse y elevó la moral de todo el pueblo.

En otoño de 1941 el destino del país se decidía en los accesos a su capital. Las tropas soviéticas libraban duros combates contra los nazis y la línea de frente en algunas zonas estaba a 30 kilómetros del centro de Moscú.

El 6 de noviembre tras una reunión solemne celebrada en la estación de metro Mayakovskaya, Stalin anunció a los altos funcionarios del partido la hora de inicio del desfile en la Plaza Roja.

Los comandantes de las unidades que participaron en la parada la supieron a las 23.00 del mismo día y los invitados, a partir de las 5.00 de la madrugada del 7 de noviembre. En el último momento, por razones de seguridad, se decidió comenzar la marcha dos horas antes de lo habitual, a la 8.00 de la mañana.

En Moscú no había suficientes efectivos y se decidió trasferir a Moscú unidades de cadetes y de caballería.

Los organizadores temían que la aviación alemana bombardeara Moscú el día de la fiesta comunista para intentar abatir o herir a los altos dirigentes de la URSS.

Para evitarlo, los aviones soviéticos lanzaron ataques preventivos contra los aeródromos del enemigo desde el 5 de noviembre. Pero el 6 de noviembre los meteorólogos militares informaron que el día siguiente registraría fuertes tormentas de nieve y los nazis tendrían dificultades para volar.

Para proteger el desfile se retiraron los 550 cazas del frente y, según se informó el 8 de noviembre, las fuerzas antiaéreas soviéticas abatieron 34 aviones del enemigo.

La noche del 6 de noviembre, por orden de Stalin, se desenfundaron y se iluminaron las estrellas del Kremlin y se quitó el camuflaje que ocultaba el mausoleo de Lenin.

A las 7.50 en la tribuna del mausoleo aparecieron Stalin y aquellos miembros del Gabinete que se encontraban en Moscú. El general Gueorgui Zhukov ocupó el puesto de comando.

A las 8.00h todos los altavoces, que en aquellos tiempos no se apagaban a ninguna hora, anunciaron el comienzo de la transmisión del desfile a mando del teniente general Pavel Artemiev, y el mariscal de la URSS, Semión Budenny pasó revista a las tropas.

Budenny salió montando un caballo de la torre Spáskaya del Kremlin a las 8.00h. Después del informe del comandante del desfile y la revista a las tropas Stalin pronunció un discurso en que subrayó los nacientes éxitos del combate por Moscú: en algunas zonas el avance del enemigo estaba detenido y la situación se establecía.

Los nazis no consiguieron los objetivos de la operación Tifón ideada para tomar rápidamente la capital soviética.

Los cadetes de artillería inauguraron el desfile. Les siguieron soldados de Artillería, Infantería y la Armada que desfilaron al son de la orquesta del Distrito Militar de Moscú que tocaba marchas revolucionarias.

Finalizaron la parada la caballería y los carros de combate T-34 y KV.

En total, en el desfile, que duró 25 minutos, participaron 28.500 personas, 140 piezas de artillería, 160 tanques y 232 vehículos. La aviación no pudo intervenir a causa de las condiciones meteorológicas adversas.

El 6 y el 7 de noviembre el Ejército Rojo realizó varias operaciones contra el enemigo y los soldados partieron de la parada directamente para el frente.

Gracias al desfile, el país entero comprendió que la moral de combate del Ejército no estaba quebrada. Al desfile asistieron, además de los obreros y los empleados soviéticos, corresponsales de periódicos extranjeros.

Fue la única parada organizada en los años de la guerra; las tropas volvieron a desfilar por la Plaza Roja solo en mayo de 1945.

Fuente: Sputnik

sábado, 4 de noviembre de 2017

"REVOLUCIÓN INTERPLANETARIA", CORTOMETRAJE SOVIÉTICO DE ANIMACIÓN

Título original: Mezhplanetnaya revolyutsiya
Año: 1924
Duración: 8 min.
País: Unión Soviética (URSS)
Director: Nikolai Khodataev, Zenon Komissarenko, Youry Merkulov
Guión: Nikolai Khodataev, Zenon Komissarenko, Youry Merkulov
Fotografía: Animación
Productora: Mezhrabpom-Rus


Esta es la historia animada del Camarada Cominternov y el Ejercito Rojo que vuelan por el espacio hasta Marte para eliminar a todos los capitalistas del planeta –irónicamente– rojo. Se ve que la propaganda soviética no tenía fronteras, ni siquiera en los albores del cine. Con apariciones estelares de Karl Marx, Lenin y el periódico comunista Pravda.

Toda una fábula interplanetaria del que los optimistas títulos de crédito decían que «muestran un evento que muy probablemente ocurra en 1929» (la película data de 1924, tan solo dos años después de la constitución del estado federal marxista-leninista).

Fuente: Microsiervos

VER PELICULA CON SUBTITULOS EN CASTELLANO (ACTIVAR SUBTITULOS EN YOUTUBE):

viernes, 3 de noviembre de 2017

SE PUBLICA "ÁNGELES VENGADORES. LAS FRANCOTIRADORAS SOVIÉTICAS EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL", DE LYUBA VINOGRADOVA

ÁNGELES VENGADORES
Las francotiradoras soviéticas en la segunda guerra mundial
LYUBA VINOGRADOVA
ISBN: 9788494619397
FECHA DE PUBLICACIÓN: 18-09-2017
PÁGINAS: 350
PRECIO: 33€
FORMATO: 22,5 x 14,5
EDITORIAL PASADO Y PRESENTE

Los testimonios que Lyuba Vinogradova recoge en su libro Ángeles vengadores sirven para conocer el papel de las francotiradoras soviéticas en la guerra, pero también para poner rostro al horror que supone apretar un gatillo para acabar con la vida de otro.

“Lo vi desplomarse hacia delante” […]. Horrorizada, saltó de la trinchera y regresó corriendo nada menos que al hospital de campaña. “¡He matado a una persona!”, anunció a gritos. […] no paraba de llorar.

Este es el testimonio de Lida Lariónova, “francotiradora del frente del Vóljov” que contaba dieciocho años en el otoño de 1943. Es uno de los muchos testimonios que recoge Lyuba Vinogradova en la obra Ángeles vengadores. Las francotiradoras soviéticas en la Segunda Guerra Mundial (Pasado & Presente, 2017). Y empezar extrayendo este testimonio tiene una razón: y es que este es uno de los que mejor define el libro, pues en él se ve, simple y llanamente, el desenvolvimiento de la naturaleza humana en una situación tan crítica como es la guerra: matar sin dejarse matar.

En la obra de Vinogradova encontramos las vivencias personales de aquellas muchachas que se vieron obligadas, ya por el Estado soviético, ya por la necesidad, el patriotismo o la ideología, a ser partes activas, de vanguardia, en el frente más duro de uno de los conflictos más crueles del pasado siglo XX. Los casos que presenta la autora, que ya demostró su talento en una obra también reconocida, Las brujas de la noche. En defensa de la Madre Rusia (Pasado & Presente, 2016), sobre las aviadoras soviéticas, son en extremo variados, desde casos de alistamientos voluntarios por mor de la causa comunista a alistamientos forzosos de chiquillas que no habrían acudido al frente excepto por imperiosa necesidad, personal o de la patria.

Especialmente interesante es la cuestión que pone este libro sobre la mesa: la participación femenina en la milicia, siendo parte integrante de la misma, y no solo en la enfermería, las comunicaciones o en otras labores asistenciales y logísticas propias de la retaguardia, en las que se habían ido integrando desde la Primera Guerra Mundial. Es por ello un obra desmitificadora en muchos aspectos. Como, por ejemplo, en el de la mayor adaptación masculina a matar. Para ello, Vinogradova recoge otro testimonio interesante, esta vez de uno de los francotiradores más famosos del Ejército Rojo: Vladímir Pchelíntsev. Este recordaba con no poco pesar el momento de abatir a su primera víctima: “Cuando puso al enemigo en la mira, le empezaron a temblar las manos, y en ese momento comprendió ‘con total claridad cuál era el problema: estaba a punto de matar a un ser humano a plena vista de todos'”. Vinogradoba consigue transmitir magistralmente la crudeza de la guerra, que obliga al hombre, ya sea mujer o varón, a hacer algo que choca contra su naturaleza y, además, en igual forma y grado. Tanto Lida Lariónova, francotiradora de dieciocho años, como el experto tirador y cazador Vladímir Pchelíntsev, “considerado uno de los fundadores” del movimiento de francotiradores del Ejército Rojo, tuvieron que superar una barrera invisible, pero fuerte en extremo, para abatir a su primer enemigo, que no dejaba de ser un ser humano.

Además, queda de manifiesto la gran dificultad de los tiradores de precisión, como eran denominados entonces, a la hora de segar una vida, y la radical diferencia que había entre disparar a un enemigo en un ataque, es decir, de forma acalorada, en defensa propia incluso, que, como describe una de las francotiradoras en la obra de Vinogradova, ver claramente a la persona que está en la mira y a la que se está a punto de quitar la vida. Era una presión psicológica que pocas pudieron soportar. Por eso, aquellas jóvenes que aguantaron y sobrellevaron como pudieron esa situación, e incluso la aceptaron como necesaria, como Katia Peredera, se convirtieron en valiosas piezas para el Ejército Rojo y la propaganda soviética.

Por otra parte, en muchos testimonios se ve reflejada la variopinta condición y creencias de aquellas chicas elegidas para formar estos cuerpos de infantería de élite. Algunas formaban parte del aparato propagandístico soviético, más concretamente de la Liga Juvenil Comunista -el famoso Komsomol-, mientras que el resto no eran sino chicas normales y corrientes, estudiantes, campesinas, trabajadoras industriales, maestras, etc., que se habían alistado por muy diversos motivos o las habían reclutado de manera forzosa. Muchas, por ejemplo, en los terribles bombardeos alemanes sobre las líneas soviéticas, no podían sino recurrir a Dios, por mucho que el aparato comunista hubiera intentado extirparlo de Rusia… “¡Señor, sácame de esta!”, recordaba una joven que se puso a rezar durante un fuerte bombardeo alemán.

Las mujeres en el frente

Vinogradova pone también el dedo en la llaga sobre la interesante cuestión del motivo para el reclutamiento femenino. En efecto, la Segunda Guerra Mundial fue un conflicto que rompería innumerables esquemas y tabúes de todo tipo. Uno de ellos fue el del número de mujeres en liza. Y fue la URSS, con casi un millón de reclutadas, quien más mujeres aportó al conflicto como combatientes, según afirma la autora. Eso sí, matiza: aunque la igualdad entre hombres y mujeres formara parte integral de la Constitución soviética, también es cierto que el auge de reclutamiento forzoso de mujeres, entre las que se encontraban los cuerpos de tiradoras de precisión que recoge este libro, tuvo lugar después de debacles demográficas, como las de Leningrado o Stalingrado, es decir, cuando las muertes de varones en edad de combatir habían ya alcanzado cotas preocupantes.

Cabe destacar, por último, el gran conocimiento de que hace gala Vinogradova del frente oriental en la Segunda Guerra Mundial. Esta investigadora, que ha trabajado hombro con hombro con importantes expertos de este conflicto, como Antony Beevor, presenta, de una manera sumamente clara, los frentes de Leningrado y el Vóljov, donde combatió gran parte de la llamada División Azul de voluntarios españoles en la Wehrmacht, o el frente de Moscú, el de Stalingrado, o Crimea (estrecho de Kerch), Kursk, etc., pero con especial atención en la llamada Línea Azul, la barrera de fortificaciones creada por los alemanes (Gotenkopf) en 1943 entre el mar de Azov y el mar Negro, que pronto se convirtió en un encarnizado frente. Es un estudio transversal, en el que, con el hilo vertebrador de las francotiradoras, se hace un recorrido general de contraofensiva soviética tras el desastre alemán de 1943 en Stalingrado.

En definitiva, nos encontramos ante una obra muy humanizada, que no trata de batallas y victorias, de buenos y malos, sino de la experiencia humana ante la guerra, experiencias concretas, con nombres y apellidos, que apelan fuertemente a la empatía y comprensión. Se trata de los testimonios de unas jóvenes que se vieron arrancadas de su vida por la guerra.

Reseña de Antonio Miguel Jiménez.

Fuente: El debate de hoy

jueves, 2 de noviembre de 2017

DOCUMENTAL "MUJERES KURDAS: EN GUERRA CONTRA EL ISIS"



Los milicianos del Estado Islámico creen que si mueren en combate a manos de una mujer, sus almas arderán en el infierno, al contrario de lo que sucedería si caen a manos de un hombre. Teniendo en cuenta esto, los kurdos, que combaten en su región contra el avance del EI (también conocido como ISIS), formaron un batallón femenino para atormentarlos y hacerlos retroceder. Allí, las mujeres luchan por su libertad en todos los frentes: tanto en la guerra, como en la sociedad kurda.

Fuente: RT

miércoles, 1 de noviembre de 2017

MURIÓ EL CANTAUTOR URUGUAYO DANIEL VIGLIETTI

Murió el cantautor urguayo Daniel Viglietti. Foto: ojosdecafe.
Murió el cantautor urguayo Daniel Viglietti. Foto: ojosdecafe.

El músico Daniel Viglietti, uno de los más influyentes de la música popular uruguaya, murió este lunes a los 78 años por complicaciones durante una operación quirúrgica, confirmó Eduardo Fernández, secretario del Partido Socialista.

Viglietti será velado hoy en el Teatro Solís entre las 10 y las 14 horas, según confirmó Daniela Bouret, directora de la institución.

El músico comenzó su carrera en 1963, con Canciones folklóricas y 6 impresiones para canto y guitarra, consolidando desde entonces una carrera ilustre como músico folklórico a pesar de haber tenido una formación como guitarrista clásico, de la mano de maestros como el guitarrista Abel Carlevaro. A lo largo de su trayectoria tomó elementos de la música clásica que incluyó en sus composiciones, además de elementos de la poesía, del rock y de la balada.

En las décadas de 1960 y 1970 se afirmó como un puntal del movimiento del canto popular, con canciones vinculadas con la ideología izquierdista y a las luchas sociales en América Latina, reflejada en discos como Canciones para el hombre nuevo, logrando una proyección internacional destacada, que lo convirtió en una de las voces más influyentes en todo el continente americano durante esa época.

A desalambrar, Gurisito, Canción para el hombre nuevo y Yo no soy de por aquí son algunas de sus composiciones más conocidas, que pasaron al cancionero popular uruguayo de inmediato, y que han sido también interpretadas por artistas internacionales, desde el español Joan Manuel Serrat hasta la mexicana Chavela Vargas.

En 1972 fue detenido por las autoridades uruguayas,y se inició una campaña de liberación que incluyó a Julio Cortázar y Jean Paul Sartre, entre otras figuras de la cultura a nivel mundial.
Entre 1973 y 1984, durante la dictadura, se exilió primero en Argentina y luego en Francia. En ese período grabó también en Cuba, junto a artistas como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Chico Buarque.

A su retorno publicó su colaboración discográfica con Mario Benedetti, A dos voces, en la que se registraban recitales que ambos dieron durante su exilio fuera de fronteras.

Desde su retorno hasta la fecha continuó tocando y publicando discos. Su álbum más reciente fue el recopilatorio Trabajo de hormiga, lanzado en 2008, cuatro años después de Devenir, su último álbum con temas inéditos, aunque en ese caso se trataba de un disco en vivo en la que también había nuevas versiones de algunos de sus clásicos y de temas ajenos. A lo largo de su carrera publicó doce álbumes de estudio, y el último de estudio fue estrenado en 1992 (Esdrújulo).

Además de su carrera musical, Viglietti trabajó en radio y televisión, con programas como Tímpano (El Espectador) y Párpado, en Tv Ciudad, en los que trató la música uruguaya y latinoamericana, incluso defendiendo el crecimiento del rock uruguayo, un género al que siempre defendió y que fue de su agrado. Anteriormente había escrito en prensa en los semanarios Brecha y Marcha.

Su última presentación en vivo fue el pasado viernes, en Las Piedras, luego de su presentación en el festival Antel Fest, realizado en Piriápolis. Aquel día, Viglietti actuó en el auditorio “Batalla de Las Piedras” a unos 30 kilómetros de la capital, en un recital llamado “Recordando al Che Guevara”.
Esta noche de martes, en una cascada de mensajes y homenajes en las redes sociales, entre la emoción del adiós al cantante, algunos recordaban las últimas estrofas que cantó acompañado de su guitarra: “Larai, larai, larai, larai, laralero… ¡qué linda la llamarada alumbrando al mundo entero!”

Fuente: Cubadebate

martes, 31 de octubre de 2017

EL MUSEO HISTÓRICO ALEMÁN DEDICA UNA EXPOSICIÓN A LA REVOLUCIÓN RUSA



"1917. REVOLUCIÓN, RUSIA Y EUROPA".  HASTA EL 15 DE ABRIL DE 2018

La Revolución Rusa transformó al mundo. Pero sus consecuencias fueron polifacéticas y contradictorias. El Museo Histórico Alemán se arriesga a presentar una gran muestra sobre esa era.

El Museo Histórico Alemán se define como un lugar "de análisis y entendimiento sobre la historia común de alemanes y europeos”. Kristiane Janeke, la comisaria artística de la muestra, dice: "Lo esencial es dejar clara la relevancia central de la Revolución Rusa para la historia del siglo XX”.

La exposición lleva al visitante a través de la historia de la Revolución. Considerable espacio es dedicado a la Rusia zarista y los prolegómenos de la Primera Guerra Mundial, antes de centrarse en el suceso central: la toma del poder por parte de los bolcheviques, que comenzó en la noche del 24 al 25 de octubre de 1917 del calendario juliano, vigente entonces en Rusia.

En el resto del mundo, bajo el calendario gregoriano, los sucesos comenzaron el 7 de noviembre de 1917. El 26 de octubre, la toma del poder fue legitimada en el Segundo Congreso de los Sóviets, a través de tres decretos. Pero ya en 1918 comenzó una despiadada guerra civil, que se prolongó hasta 1922.

La Revolución de Octubre tuvo una gran influencia en Europa. "En la muestra se tematizan sus efectos para seis países europeos: Alemania, Polonia, Italia, Francia, Gran Bretaña y Hungría”, explica Janeke.

"El interés por el tema en Alemania es relativamente grande, pero en otros países no tanto. Con el declive de los partidos comunistas en Europa también desaparecieron las celebraciones en muchos lugares”, agrega.

Este año, los historiadores han debatido mucho sobre la cuestión de cuántos aspectos esenciales de la Revolución Rusa quedan aún abiertos y no han hallado respuesta aún en la investigación.

Fuente: Deutsche Welle







lunes, 30 de octubre de 2017

EXPOSICIÓN ITINERANTE DE LA FOTÓGRAFA COMUNISTA TINA MODOTTI LLEGA A SEVILLA


SE PODRÁ VER EN SEVILLA HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE

Fnac acoge la exposición itinerante “Tina Modotti, fotógrafa y revolucionaria”, organizada con motivo de la reciente publicación de la exhaustiva biografía del mismo nombre realizada por Margaret Hooks y editada por La Fábrica, una obra que retrata magníficamente a esta iconoclasta mujer y la agitada época en que vivió.

Actriz en la época dorada de Hollywood, activista política, modelo fetiche de Edward Weston. Son muchas las facetas por las que se conoce a Tina Modotti (Italia, 1896 – México, 1942) pero sin duda la más destacada fue la fotografía, ya que, a pesar de haber producido tan solo unas 400 fotografías en total, es una de las autoras de referencia de la fotografía mexicana del siglo XX.

En esta exposición, que recorrerá varias tiendas Fnac, mostramos 22 de estas 400 fotografías: retratos, naturaleza, arquitectura, documento social, imágenes abstractas… una escogida selección de la obra de esta fascinante mujer, cuya belleza legendaria y relaciones con hombres famosos han eclipsado hasta ahora una vida muy vinculada a los avances artísticos, políticos e históricos más importantes del siglo XX.

Margaret Hooks, comisaria de la muestra “Tina Modotti, fotógrafa y revolucionaria” y autora de la biografía del mismo nombre, ha querido “desmitificar a Modotti, la leyenda, rescatarla de las sombras de sus amantes y ubicar a la mujer y a la artista en el centro de su propia historia”.

Tina Modotti, entre el arte y la justicia social

Tina Modotti, 1896-1942, fue una mujer excepcional y una destacada fotógrafa cuya vida osciló entre la pasión por el arte y la exaltación de la justicia social. Abandonó su Italia natal a los dieciséis años con cien dólares en el bolsillo para viajar sola a San Francisco. Poco más tarde estaba actuando en producciones de Hollywood y vivía una tormentosa relación sentimental con el aclamado fotógrafo Edward Weston. Ambos se mudaron de Los Ángeles a Ciudad de México en 1922 y, bajo la tutela de Weston, Tina Modotti se convirtió en una consumada fotógrafa con visión y estilo propios. Con su cámara, documentó México en sus años más vibrantes; sus fotografías logran una sorprendente síntesis de calidad artística y contenido social.

Su casa fue lugar de reunión de artistas y radicales. Allí, Diego Rivera cortejó a Frida Kahlo y Manuel Álvarez Bravo conoció a Rufino Tamayo. La aventura romántica y política que tuvo con Rivera la arrastró las hacia ideas políticas radicales de la época. En 1929 fue inculpada en el asesinato de su amante, un revolucionario cubano, tiroteado mientras caminaba junto a ella en las calles de Ciudad de México.

Huyó a Berlín y, tiempo después, a Moscú, donde abandonó la fotografía por el activismo político. Mujer de gran valentía, tanto en situaciones de vida o muerte como en su desafío a los roles tradicionales de la mujer, Modotti emprendió peligrosas misiones de espionaje en la Europa fascista y, con su trabajo para el Socorro Rojo, jugó un papel importante en la guerra civil española, durante la cual estuvo en contacto con la Pasionaria, Ernest Hemingway, Gerda Taro o Robert Capa.

Modotti regresó de incognito a México en 1939, a una vida de tensiones y pobreza, y tres años después, justo cuando se disponía a retomar la fotografía, murió de forma misteriosa y controvertida, sola en el asiento trasero de un taxi en Ciudad de México.

Margaret Hooks

Escritora irlandesa que ha tratado ampliamente la vida y la obra de artistas y fotógrafos como Tina Modotti, Frida Kahlo, Leonora Carrington, Edward Weston, Max Ernst o Edward James, entre otros. Es autora de “Frida Kahlo. La gran ocultadora” (2003), “Edward James y las Pozas. Un sueño surrealista en la selva mexicana” (2007), y más recientemente “Surreal Lovers: Eight Women Integral to the Life of Max Ernst” (2017).

Sus artículos, ensayos y escritos críticos han sido publicados en ARTnews, BOMB Magazine, Afterimage, Vogue, Aperture, Elle, The Guardian, The Observer Magazine, Gatopardo y Luna Córnea, entre otras publicaciones. También ha escrito sobre las colaboraciones creativas entre Roberto Bolaño y A. G. Porta, Salvador Dalí y Edward James, y Leonora Carrington y Max Ernst, y ha publicado traducciones del trabajo de Roberto Bolaño y A. G. Porta, así como de la autobiografía de la psicoanalista y feminista Marie Langer: From Vienna to Managua.

Fuente: Buenas Noticias 

domingo, 29 de octubre de 2017

"LA EJECUCIÓN DE BELOYANNIS", DE PETER DE FRANCIA


La ejecución de Beloyannis
Peter de Francia
1953
Oleo sobre cartón
124,5 x 307,3 cm
James Hyman Fine Arts Gallery, Londres

El artista británico Peter de Francia (1921) que anteriormente había sido catedrático de pinturas en el Royal College of Arts , utilizó su profundo conocimiento del expresionismo para retratar desnudos y otros temas similares. También conjugó los horrores de la injusticia política en una serie de tres cuadros importantes del período de posguerra. La serie estaba formada por El bombardeo de Sakiet (1958), Prisionero africano (1959-1960), y el que presentamos aquí La ejecución de Beloyannis .

Este cuadro, uno de los más grandes de De Francia, ilustra la ejecución del partisano comunista Nikos Beloyannis, fue ejecutado la noche del 30 de marzo de 1952, junto con otros siete hombres , acusados de alta traición, si bien algunos intelectuales europeos como Jean Paul Sartre y Pablo Picasso, afirmaban que fue ejecutado sencillamente porque era un activista comunista.

Durante este período se distribuyó un retrato de Beloyannis en el que aparecía con un clavel rojo . En el cuadro, De Francia representa al disidente político con esa flor distintiva en la mano abierta. Utilizando el arte como forma de protesta, De Francia consigue conferir cierta belleza trágica a esta escena violenta con ciertos detalles conmovedores, como las manos entrelazadas de los dos hombres muertos.

El artista se quedó con La ejecución de Beloyannis y no se expuso al público hasta 2005, si bien el crítico de arte marxista John Berger incluyó un estudio a lápiz del cuadro en su exposición itinerante del año 1953 " Loocking Forwards " (" Mirando hacía delante).

Fuente: Pinturas de vanguardia

sábado, 28 de octubre de 2017

"LAS DOCE SILLAS", PELÍCULA DEL DIRECTOR CUBANO TOMÁS GUTIÉRREZ ALEA

Título original: Las doce sillas
Año: 1962
Duración: 94 min.
País: Cuba
Director: Tomás Gutiérrez Alea)
Guión: Tomás Gutiérrez Alea), Ugo Ulive (Novela: Ilya Ilf, Yevgeni Petrov)
Música: Juan Blanco
Fotografía: Ramón F. Suárez
Reparto: Enrique Santiesteban, Reynaldo Miravalles, René Sánchez, Pilín Vallejo, Idalberto Delgado, Ana Viña, Manuel Pereiro, Max Beltán, María Pardo, Gílda Hernández, Raúl Xiqués
Productora: Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficos (ICAIC)
Sinopsis: Un aristócrata venido a menos con el triunfo revolucionario y su ex chofer buscan desesperadamente una silla donde están escondidos los brillantes de la familia. En abierta competencia con el cura del pueblo, enterado del secreto, los personajes atraviesan las más imprevistas situaciones ya que el juego de doce sillas ha sido subastado por el Ministerio de Recuperación de Valores y se encuentran en distintas manos.


En la Cuba post revolucionaria, Hipólito pretende recuperar una fortuna en diamantes que su suegra ha escondido en una de las doce sillas de comedor de una mansión reconvertida en asilo de ancianos. El director cubano Tomás Gutiérrez Alea, lleva a la pantalla la novela soviética de título homónimo, escrita por los famosos Ylia Ilf y Yergueni Petrov, en la que se parodia la Nueva Política Económica soviética (NEP), introducida en 1921 como forma de incentivar la afectada economía de la URSS tras la Guerra Civil, y que hizo que pillos y todo tipo de defensores del capitalismo se dejaran llevar por sus ganas de enriquecerse a costa de lo que fuera (como hace, por cierto, todo capitalista).

En este periodo también escribiría Alexandra Kollontai su novela La bolchevique enamorada, en la que también critica el nuevo tipo de hombre que surgió (o resucitó) la NEP, hasta que el propio Lenin reconociera que había sido un error, aunque fuera bajo el gobierno de Stalin cuando se la puso fin definitivamente.

En el libro de Ilf y Petrov, un antiguo aristócrata ruso, con sus propiedades confiscadas por el gobierno soviético, va en busca de doce sillas de su abuela, licitadas por las autoridades, porque en una de ellas se escondieron los diamantes de la familia, intentando aprovechar la ocasión para enriquecerse de nuevo. En su búsqueda es ayudado por un timador profesional. La búsqueda se narra en tono de humor, a través de las peripecias de ambos enemigos del pueblo

En 1962, el cubano Tomás Gutiérrez Alea (La muerte de un burócrata, La última cena, Esta tierra es nuestra), aprovecha la ocasión para ubicar el argumento en la Cuba post revolucionaria, donde, en esta ocasión, serán un aristócrata y su ex-chofer los que buscan la silla donde están escondidos los brillantes de la familia, en abierta competencia con el cura del pueblo, enterado del secreto, los personajes atraviesan las más imprevistas situaciones ya que las sillas han sido subastadas por el Ministerio de Recuperación de Valores y se encuentran en distintas manos.

Fuente: Moscofilms

viernes, 27 de octubre de 2017

"MILITANCIA CLANDESTINA Y REPRESIÓN. LA DICTADURA FRANQUISTA CONTRA LA SUBLEVACIÓN COMUNISTA (1956-1963)", DEL HISTORIADOR FRANCISCO ERICE

Militancia clandestina y represión. La dictadura franquista contra la subversión comunista (1956-1963).
Francisco Erice
Ediciones Trea
Gijón, 2017.
286 páginas.

Contrariamente a lo que algunos piensan, el régimen franquista no solo ejerció una represión sangrienta en los años de la guerra y la inmediata posguerra, sino que la represión contra la disidencia política, particularmente la comunista, no cesó en las etapas siguientes. Lejos de convertirse en una “dictadura benévola”, paternalista y desarrollista, el régimen franquista prosiguió su implacable trayectoria de sangre y muerte, solo que el aparato represivo tuvo naturalmente que adaptarse a las nuevas formas de movilización social, recurriendo a mecanismos que iban desde el miedo y un estrecho control político y social a las detenciones y las torturas policiales, los consejos de guerra o el sistema carcelario.

El autor pasa revista a las diferentes formas de la lucha clandestina entre 1956 y 1963, basándose en informes, relatos y testimonios personales conservados en los archivos, particularmente el del PCE, a través de los cuales reconstruye una historia, “hecha de miles de historias” de los hombres y mujeres, cuyo esfuerzo contribuyó a debilitar y socavar un régimen que siguió ejerciendo la violencia y la represión hasta su desaparición de la escena política.

El autor nos explica las razones por las que su estudio comprende el periodo de 1956 a 1963. Así, vemos que la primera fecha reviste particular importancia: el: 15 de noviembre de 1956, en la ciudad de Granada, el comunista Ricardo Beneyto Sapena, condenado y sentenciado a muerte, era fusilado por un pelotón de ejecución. Casi ocho años más tarde, en la madrugada del 20 de abril de 1963, otro comunista, Julián Grimau, tenía el mismo fin en el campo de tiro de Carabanchel. Al primero no se le habían podido probar sus actividades guerrilleras, y, para el segundo, el proceso tuvo que recurrir a supuestos delitos cometidos durante la etapa del acusado como funcionario de los cuerpos policiales republicanos, es decir, a delitos supuestamente cometidos hacía un cuarto de siglo. Aunque estos dos casos pudieran dar lugar a pensar que los métodos represivos del régimen permanecían intactos, formaban parte, en realidad, de lo “excepcional normal” dentro del periodo analizado, y venían a demostrar que el franquismo, cuando lo estimaba necesario, no vacilaba en recurrir a los métodos más brutales, y que la violencia punitiva siguió formando parte de la práctica de la dictadura hasta su extinción.

Tanto Beneyto como Grimau serían los dos últimos militantes comunistas en ser ejecutados dentro de la “legalidad” franquista. Desde entonces, la mano ejecutora del régimen se abatió principalmente sobre grupos anarquistas, ultraizquierdistas o nacionalistas radicales partidarios de la lucha armada. En el periodo analizado, nos dice el autor, rara vez se condenaba a muerte por razones políticas, y los detenidos no fallecían ya en las dependencias policiales, lo que no impedía que la Brigada Político-Social, y, a veces, la Guardia Civil, convirtieran los interrogatorios en sesiones continuas de torturas; que los consejos de guerra despacharan en pocas horas juicios con condenas larguísimas y sin apenas garantías de defensa, y que los desafectos al régimen fueran víctimas de otras muchas medidas coercitivas institucionales.

Si la represión durante la guerra civil y los primeros años del franquismo ha sido objeto de numerosos trabajos de investigación, la violencia ejercida por los órganos policiales y judiciales en periodos posteriores del franquismo ha sido, en cambio, menos estudiada. Esta investigación de Francisco Erice viene pues a colmar una laguna, ya que contribuye sin lugar a dudas a desmentir la imagen de un régimen que habría evolucionado de una dictadura pura y dura a un “régimen autoritario”. Erice desmonta la falacia que algunos historiadores, siguiendo la definición de “régimen autoritario”, acuñada por el sociólogo Juan Linz, han hecho suya, para calificar al régimen franquista, particularmente a partir de 1957, cuando entraron en el Gobierno los llamados “ministros tecnócratas”, miembros de la secta católica ultramontana del OPUS DEI.

En cuanto a las razones para centrar su estudio en los comunistas durante ese breve periodo, el autor nos explica que ello se debe a que los militantes del Partido Comunista constituían sin la menor duda la fuerza ampliamente dominante dentro de la resistencia antifranquista. Las organizaciones históricas del movimiento obrero, tanto socialistas como anarcosindicalistas, habían sido totalmente desmanteladas como consecuencia de la dura represión inicial de los años cuarenta, sin conseguir volver a reconstruirse debidamente. En cambio, para los jóvenes que empezaban a tomar conciencia política y se rebelaban contra las injusticias sociales en los años cincuenta, el Partico Comunista, bien disciplinado, coherente ideológicamente y con un historial de heroica resistencia, aparecía como la única opción posible. El año de 1956 fue crucial en la historia del movimiento antifranquista. En ese año, surgió una oposición al franquismo, la estudiantil, en la que participaron jóvenes de una generación que no había vivido la guerra, muchos de los cuales provenían de familias de vencedores en la guerra civil.

Al propio tiempo, esos años coinciden con el momento en el que el Partido Comunista da a su política un giro táctico, que repercutirá en su desarrollo posterior. En el mes de junio de 1956 publicaba su solemne declaración Por la Reconciliación Nacional: por una solución democrática y pacífica del problema español, destinada fundamentalmente a sentar las bases del entendimiento entre las fuerzas democráticas para lograr un “cambio pacífico” en España.

En cuanto al límite cronológico final, que el autor fija en 1963, se debe a que en ese año, las huelgas mineras de Asturias confirmaban el cambio de tendencia iniciado en 1962. Además, la enorme repercusión causada por la ejecución de Julián Grimau impulsó una campaña de denuncia del régimen, que permitió visualizar, como nunca hasta entonces, a nivel internacional el carácter criminal e implacable de la dictadura franquista. Otra razón importante relacionada con el aparato represor de la dictadura, fue la creación en 1963 del Tribunal de Orden Público (TOP). A partir de entonces la mayoría de los delitos de opinión y de acción política no eran ya juzgados por tribunales militares, sino que pasaban a otra jurisdicción también especial, pero de carácter civil, lo cual significaba penas menores y mayores posibilidades de defensa. Con la creación del TOP el régimen pretendía mejorar su imagen ante la opinión internacional. Aunque pecara de parcial y sus juicios fueran durísimos, significaba, con todo, un progreso respecto de los consejos de guerra anteriores, así como respecto del Tribunal Especial dirigido por el siniestro coronel Eymar. El TOP inauguraba, pues, una nueva etapa.

Militancia clandestina y represión constituye un excelente trabajo de investigación, bien documentado, riguroso y crítico. Como bien dice el autor en la Introducción, aunque se trata de un trabajo académico, sería caer en la más absoluta insensibilidad ética, permanecer impasible y mantenerse asépticamente distanciado, cuando se habla de torturas y tratos inhumanos. Por ello se pregunta, y reproducimos sus palabras: “¿Cómo no conmoverse, aún en esta época nuestra de escepticismo y relativismo ideológico, con gentes que, en razón de sus fuertes convicciones, padecieron largos años de cárcel, despidos y persecuciones; que vieron truncadas sus expectativas familiares, laborales y profesionales, sabiendo de manera inequívoca que su militancia no iba a reportarles provecho personal alguno?”

Valía la pena contar las “historias”, dentro de la Historia total, de los miles de militantes comunistas del periodo analizado, cuyas luchas en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo prepararon el camino para la instauración de la democracia en España.

Francisco Erice.

jueves, 26 de octubre de 2017

EL ARTE DE LAS OPRIMIDAS

Margaret Harrison, durante la presentación de la muestra en Azkuna Zentroa.
Margaret Harrison, durante la presentación de la muestra./ Archivo de Azkuna Zentroa.

"DIÁLOGOS ENTRE SEXO, CLASE Y VIOLENCIA"

La artista británica Margaret Harrison trae a Azkuna Zentroa (Bilbao) una muestra que reúne sus cincuenta años de lucha feminista, caracterizada por su conciencia antimilitarista y de clase. Se podrá visitar hasta el 14 de enero

Una sala de exposiciones repleta de símbolos, obras y objetos que van más allá del arte. Una pared desnuda que hoy se viste de imágenes. Y de voces. Están los susurros de las mujeres que tenían miedo de salir a la calle y ser violadas. Están los gritos de las que dijeron no a la guerra. Están los pasos de aquellas que plantaron cara a los explotadores, o de los policías que fueron a clausurar una creación artística por ser tan sublime como directa. También está su autora. Se llama Margaret Harrison, es británica y lleva cincuenta años en esta trinchera.

Desde el pasado viernes 20 y hasta el próximo 14 de enero, el espacio de exposiciones de Azkuna Zentroa (La Alhóndiga) de Bilbao acoge ese medio siglo de luchas creativas que impulsó esta artista, considerada una auténtica pionera de lo que entonces se denominó “arte feminista”. Se trata de una ocasión histórica: tras varios meses de trabajo, la sala bilbaína ha logrado reunir en un mismo espacio los distintos momentos de la prolífica carrera de Harrison.

El viernes, cuando la creadora inauguró formalmente la muestra, una marea humana iba detrás de ella, buscando cada anécdota y cada reivindicación. Sus explicaciones en inglés eran traducidas por el comisario de la exposición, el experto en arte feminista Xabier Arakistain. Antes de empezar, la artista británica se disculpó por no hablar euskera ni castellano. Y lo hizo a su manera, reivindicando a quienes sufrieron y sufren las políticas centralistas de los gobiernos. “Como nací en el norte de Inglaterra, no tenía esperanzas ni siquiera de llegar a Londres, así que nunca pensé que iba a salir al extranjero”, disparó.

No lo imaginaba, pero salió. La primera vez fue a principios de los sesenta, cuando se desplazó a la Academia de Bellas Artes de Peruggia (Italia). Allí se graduó en 1964. Seis años después, otra vez en Londres, participó en la fundación de un movimiento que dejaría huella: el London Women’s Liberation Art Group. Era la lucha por los derechos de las mujeres llevada al mundo del arte. O mejor dicho, se trataba de emplear el arte –en el más amplio sentido del término- para ponerlo al servicio de la liberación feminista. Sólo había un detalle: corría 1970, y las autoridades (masculinas, fundamentalmente) no lo veían tan claro.

Harrison lo vivió en carne propia en 1971, cuando la Policía irrumpió en una de sus exposiciones para cerrarla. El motivo, según esgrimieron aquellos hombres armados, era una “delictiva” pieza que enseñaba a Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy, convertido en conejita. El cazador cazado. El creador de objetos reducido a objeto. La muestra que incluía a Hefner en plan mamífero cuadrúpedo fue clausurada, perseguida, criticada… Y Margaret sonrió. Era solo el inicio de una carrera, de una pelea y de una vida dedicada a enseñar lo que el dueño de Playboy y sus serviciales policías no querían ver.

Explotadores

Harrison enseña una de las pinturas que componen la exposición./ Azkuna Zentroa
Harrison enseña una de las pinturas que componen la exposición./ Azkuna Zentroa

Sus denuncias también apuntaron hacia las fábricas. Arte mediante, advirtió sobre las situaciones de explotación laboral que padecían las trabajadoras. ‘Mujeres y trabajo: un documento sobre la división del trabajo en la industria 1973-1975’ rompió esquemas de todo tipo y consiguió llegar hasta la South London Art Gallery. De allí saltó a otros reputados centros culturales británicos. Por primera vez en la historia de ese territorio, el arte de marcado carácter feminista y social conseguía romper candados y entrar a lugares hasta entonces vetados.

De todo esto habla la muestra ‘Diálogos entre el sexo, la clase y la violencia’ que se ha inaugurado en Azkuna Zentroa. “Si fue la generación de las abuelas de Margaret Harrison la que gracias al sufragismo consiguió el voto para las mujeres, ha sido la de Margaret la que abrió definitivamente a las mujeres las puertas del campo del arte”, reflexiona Arakistain, quien hoy recuerda aquel día en el que vio por primera vez la obra de esta artista. “Me impactó la contundente apuesta visual para evocar la intersección entre la categoría de sexo y de clase social que estableció en los años setenta. Esa es una relación que no se trabajó demasiado en la escena del arte feminista de aquellos años, y lo que se hizo sobre ella apenas está siendo rescatado y visibilizado en este momento en el que el arte feminista parece estar poniéndose de moda”, subraya.

En ese contexto, la exposición arranca precisamente con la reproducción de su primera muestra individual en 1971, exactamente la misma que la Policía clausuró 24 horas después de su inauguración. También están sus trabajos relacionados con la explotación laboral y sexual de las mujeres, centrados principalmente en denunciar las indignas condiciones que las trabajadoras enfrentaban en el mundo de la industria británica a principios de los años setenta. Precisamente, Harrison consiguió algo inédito a comienzos de los setenta: convertir las denuncias contra las violencias ejercidas hacia las mujeres –desde la explotación por parte de la patronal hasta su utilización como burdo objeto sexual- en piezas de arte. No en vano, sus trabajos fueron entendidos y valorados por su inocultable significado social.

De repente, Harrison se detuvo frente a una pieza que llevaba como título, en inglés, la palabra “violación”. Entonces clavó la mirada en esa creación. Se hizo un silencio. “Todas las mujeres que conocía estaban preocupadas de volver a casa por la noche”, recordó. Fue por eso, precisamente, que ella decidió convertir ese miedo en arte. Y también en denuncia. “Gracias por la radicalidad política y la belleza estética de tu trabajo”, le había dicho unos minutos antes Arakistain.

Contra la guerra

Margaret Harrison explica el contenido de la sala dedicada al campamento antimilitarista Greenham Common./ Azkuna Zentroa
Margaret Harrison explica el contenido de la sala dedicada al campamento antimilitarista Greenham Common./ Azkuna Zentroa

Esa radicalidad y belleza también se condensa en otra de las salas, quizás una de las más simbólicas y especiales que contiene esta exposición. El espacio lleva el nombre de ‘Greenham Common’, el campamento de mujeres pacifistas que se instaló en 1982 junto a una base aérea de la Royal Force británica. Aquel año, un grupo de mujeres se encadenó a la valla que rodeaba la base para protestar contra la decisión del gobierno de aceptar misiles nucleares provenientes de Estados Unidos.

“Estuve varias veces en ese campamento de mujeres”, recordó Harrison. Contó también que las participantes solían colgar fotos u otros elementos de la alambrada. Ella, al igual que otras, dejó las fotos de sus hijas. Así queda reflejado en la exposición, donde también hay un guiño a otra acción emblemática que desarrollaron las impulsoras del campamento por la paz: “En 1983, 12 mil mujeres rodearon la valla del campo con espejos, para que los militares viesen la imagen que estaban proyectando”, rememoró.

El espacio dedicado a aquella histórica lucha antibelicista está coronado por una frase de la escritora y periodista feminista Virginia Woolf. “La mejor forma de prevenir la guerra no es repitiendo vuestras palabras ni siguiendo vuestros métodos, sino encontrando nuevas palabras y creando nuevos métodos”. Ni una palabra más.

Desobedecer

Carteles sobre distintas luchas feministas que forman parte de la muestra./ Azkuna Zentroa
Carteles sobre distintas luchas feministas que forman parte de la muestra./ Azkuna Zentroa

Entre vallas sobre la que cuelgan objetos, vitrinas que encierran recortes de periódicos y paredes sobre las que cuelgan pinturas se llega, ahora sí, al final de la muestra. Harrison se sitúa entonces frente a la pieza titulada ‘La última mirada’, que resultó premiada en 2013 con el Northern Art Prize. La creadora cuenta que se inspiró en ‘The lady of Shallot’, un poema de su compatriota Alfred Tennyson (1809-1892).

“Se trata de la historia de una mujer que tiene una maldición –relató-: está obligada a ver el mundo a través de los reflejos en los espejos. O lo que es lo mismo, a través de los ojos de otras personas”. Sin embargo, aquella mujer maldecida desobedeció. “Cuando miró de frente a Lancelot, se rompieron todos los espejos. Estamos ante una metáfora sobre las mujeres contemporáneas”, comentó Harrison. Frente a ello y frente a ellos, la artista propone seguir resistiendo. Y construyendo.

Danilo Albín

Fuente: Píkara